Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2019-06-10

La Presencia de Dios

Mientras más llamamos a Dios,
mejor podemos sentir su Presencia.
Día a día Él nos acerca más
al Corazón de Dios que nos ama.

La Libertad

Amado Señor, instala en mi corazón
El deseo de conocerte y amarte más.
Que yo pueda responder
a que se haga Tu Voluntad en mi vida.

 

La Conciencia

El saber que Dios me ama sin condiciones,
me permite ser honesto/a conmigo mismo/a.
Cómo ha sido mi último día? Cómo me siento ahora?
Comparto mis sentimientos abiertamente con el Señor.

La Palabra de Dios

Juan 19:25-34

Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. Después, sabiendo que ya todo estaba cumplido, y para que la Escritura se cumpliera hasta el final, Jesús dijo: Tengo sed.
Había allí un recipiente lleno de vinagre; empaparon en él una esponja, la ataron a una rama de hisopo y se la acercaron a la boca. Después de beber el vinagre, dijo Jesús: «Todo se ha cumplido». E inclinando la cabeza, entregó su espíritu. Era el día de la Preparación de la Pascua. Los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz durante el sábado, porque ese sábado era muy solemne. Los soldados fueron y quebraron las piernas a los dos que habían sido crucificados con Jesús. Cuando llegaron a él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y en seguida brotó sangre y agua. 

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • • ¿Cómo estoy al encontrarme a los pies de la Cruz? ¿Puedo verlo morir por amor, por total solidaridad con nosotros humanos y sin juzgarnos?
  • En la Eucaristía el sacerdote dice “Este es mi cuerpo quebrado por ti”, ¿puedo ver que el amor de Jesús es la fuerza que lo impulsa a través de su vida entera en este planeta? ¿Escucho su llamado para asemejarme a Él? ¿Daría mi cuerpo, mi ser entero, en un servicio de amor?
  • Al mirar mi vida hacia atrás, ¿puedo recordar momentos en que he sido llamado/a para entregarme en amor, y haber sido capaz de hacerlo? ¿Algún momento en que no he sido capaz de darme por amor? ¿Y cómo fue eso y su consecuencia?
  • ¿Puedo estar ahí con Jesús, en amante presencia con Él?

Conversación

Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses