Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2020-05-23

La Presencia de Dios

Dios está conmigo ... pero es más:
Dios está dentro de mí, regalándome mi existencia.
Deseo quedarme unos momentos
en su Presencia, que me da la Vida,
en mi cuerpo, en mi mente,
en mi corazón, y en la totalidad de mi ser.

La Libertad

Señor, me entregaste el gran regalo de la libertad.
En estos tiempos, Oh Señor, permite que yo sea libre
de cualquier forma de racismo o intolerancia.
Recuérdame, Señor, que todos somos iguales en tus ojos,
esos ojos que nos aman.

La Conciencia

Me pregunto: "¿cómo está mi ser interior hoy día? ¿Está cansado, estresado, fuera de forma?" Si cualquiera de estos casos sucede, "¿cómo librarme de estas preocupaciones que me perturban?"

La Palabra de Dios

Juan 16:23-28

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Yo os aseguro, si pedís algo al Padre en mi Nombre, os lo dará. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi Nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente. Aquel día pediréis en mi Nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre."

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • En este pasaje, puedo tender a enfocarme en la promesa de Jesús que se me dará cualquier cosa que pida en su nombre, y puedo sentirme descorazonada. A menudo he experimentado rezar mucho por algo, sin conseguirlo. Sin embargo, hoy, en cambio, me concentro en la verdad central que Jesús comparte conmigo, que es ésta: el Padre me ama. Me siento calladamente y permito que este pensamiento entre a mi corazón. El Padre me ama.
  • Tal vez ahora mi oración pueda tomar una forma diferente. Sabiendo que el Padre me ama, ¿quizás pueda llevar mi preocupación al Padre sin dictarle cómo solucionarla? Tal vez, ¿pueda ponerlas en el cuidado amoroso del Padre y dejaras ahí? Padre, dejo mi deseo de seguridad y de control, y abro mi corazón a tu Presencia y acción amorosa en mí.

Conversación

Siento que reacciono en alguna forma al orar con la Palabra de Dios? Me siento desafiada(o), confortada(o), enojada(o)?
Imagino a Jesús sentado o de pie, a mi lado; le hablo sobre mis sentimientos, como al mejor de los amigos.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses