Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2020-05-25

La Presencia de Dios

Lo que está presente en mí, es lo que influye en mi accionar.
Medito sobre la constante Presencia de Dios,
con su gran Amor hacia mí, en medio de tantas otras presencias que me alejan de Él.
Hago una pausa y rezo para que yo permita a Dios que guíe mis decisiones ... en este preciso momento ...

La Libertad

Pediré la gracia de Dios,
para librarme de mis preocupaciones,
estar atenta/o a lo que Dios me pide,
y dejarme formar por el amor de mi Creador.

La Conciencia

En este momento, Señor, vuelvo mis pensamientos hacia Tí. Dejaré de lado mis labores y preocupaciones. Descansaré y refrescaré mi corazón en tu Presencia, Señor.

La Palabra de Dios

Juan 16: 29-33

Los discípulos le dijeron: "Ahora sí que hablas con claridad, sin usar parábolas. Ahora vemos que lo sabes todo y no hay por qué hacerte preguntas. Ahora creemos que saliste de Dios". Jesús les respondió: "¿Ustedes dicen que creen? Está llegando la hora, y ya ha llegado, en que se dispersarán cada uno por su lado y me dejarán solo. Aunque no estoy solo, pues el Padre está conmigo. Les he hablado de estas cosas para que tengan paz en mí. Ustedes encontrarán la persecución en el mundo. Pero, ánimo, yo he vencido al mundo".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • “¡Ármense de valor: He conquistado el mundo!” Escucho estas palabras de Jesús, que me está diciendo, así como se lo dijo a tanta gente durante su vida, que no tenga miedo. Tal vez, algunas veces me siento agobiada/o por los cuentos de malas noticias que escucho a diario en los medios. Tal vez, me siento desesperanzado y miedoso porque no soy capaz de controlar lo que me sucede alrededor. Hoy Jesús me confirma que sin importar lo que esté pasando, Él está en control y siempre vencerá.
  • Hablo a Jesús sobre mis miedos, los que sean, y le pido que me dé la fe en su poder, para vencerlos a todos.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses