Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2020-08-02

La Presencia de Dios

Mientras estoy frente a mi computador, Dios está presente, con su soplo de vida para mí y para todo lo que me rodea.
Por unos momentos, quedo en silencio, consciente de su Presencia y su Amor.

La Libertad

Dios no está ajeno a mi libertad.
Su Espíritu da vida a mis deseos más íntimos,
empujándome suavemente hacia el bien.
Pido la gracia de dejarme envolver por el Espíritu Santo.

La Conciencia

Señor, ayúdame a ser plenamente consciente de tu Santa Presencia. Me envuelves en tu Amor. Que mi corazón pueda convertirse en uno con el Tuyo.

La Palabra de Dios

Mateo 14:13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: "Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer." Jesús les replicó: "No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer." Ellos le replicaron: "Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces." Les dijo: "Traédmelos." Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Este es el único milagro que es expuesto por los cuatro evangelios, porque es el lazo obvio con la Eucaristía. Los verbos usados en este episodio: tomando los panes y los peces, él miró al cielo, los bendijo y partió, y se los dio a sus discípulos- son los mismos que encontramos en la narrativa de la institución de la Eucaristía y que repetimos en todas las misas. Este milagro comparte otras características con la Eucaristía: sucede dentro de una comunidad, es la transformación de humildes elementos en lo que nos satisface, y es un signo de los abundantes dones de Dios. Sin embargo, el regalo eucarístico es inconmensurablemente mayor: es el cuerpo y la sangre del mismo Cristo. Me quedo admirado frente a este gran regalo y pido la gracia de ser agradecido/a y de entrar más profundamente en este gran misterio.
  • Y todos comieron y quedaron satisfechos, y tomaron lo que había sobrado en doce canastos llenos, mucho más de lo que había al principio. Esto nos recuerda la abundancia del vino en las bodas de Caná, y de la abundancia de los regalos de Dios conmigo, con los demás: siempre nos supera en generosidad y nos promete un céntuplo.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses