Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2020-10-20

La Presencia de Dios

Mientras estoy sentado aquí, los latidos de mi corazon,
el flujo de mi respiración, los movimientos de mi mente,
son todos signos de la constante creación de Dios en mi ser.
Hago una pausa, por un momento, y percibo
su Presencia, en mi interior profundo.

La Libertad

Un tronco de árbol, grueso y sin forma, nunca creerí­a que podri­a ser una estatua, admirada como un milagro de escultura, y no se dejaría trabajar por el cincel de la escultora, que visualiza, a traves de su arte, la forma que puede crear en él (San Ignacio).
Pido la gracia de dejarme formar por el amor de mi Creador.

La Conciencia

¿Dónde encuentro, en mi vida, los espacios para la esperanza, el entusiasmo y el crecimiento? Al mirar hacia atrás en los últimos meses, yo podría ser capaz de ver cuales ocasiones y actividades me aportaron esos frutos. Si las encuentro, me propongo entregarles el tiempo y el espacio que necesiten, de aquí en adelante.

La Palabra de Dios

Lucas 12: 35-38

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas; estad vosotros como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela: os seguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y les irá sirviendo. Y si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Cuando trabajemos al servicio del Maestro, Él nos alimentará y sostendrá. Él nunca nos pide más de lo que somos capaces de hacer.
  • Hay una condición llamada acedia. Es un desgano del alma que los antiguos monjes llamaban “el demonio del mediodía” – una fuerza demoníaca que intentaba quebrar la resolución espiritual del monje. Cuando la vida parece abrumadora y yo estoy paralizada/o de miedo, fatiga e inercia, ¿puedo mirar para adelante al final del día, cuando Jesús me lleva a una mesa ya puesta, se sienta a mi lado y habla conmigo sobre lo que me ha pasado?

Conversación

Siento que reacciono en alguna forma al orar con la Palabra de Dios? Me siento desafiada(o), confortada(o), enojada(o)?
Imagino a Jesús sentado o de pie, a mi lado; le hablo sobre mis sentimientos, como al mejor de los amigos.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses