Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2020-11-23

La Presencia de Dios

"Mantente quieta(o) y sabrás que Yo soy Dios". Señor, Tus Palabras me guían a la tranquilidad y la grandeza de Tu Presencia.

La Libertad

"En estos dias, Dios me enseñó como un maestro de escuela a su pupilo" (San Ignacio).
Me recuerdo que hay mucho que Dios desea aun enseñarme, y pido la gracia de escucharlo y de aprender.

La Conciencia

Qué maravilloso es ser capaz
de llegar a Tu Presencia, Señor.
No importa la hora.
No importa dónde estoy.
Sólo necesito pronunciar Tu Nombre

 

La Palabra de Dios

Lucas 21:1-4

Jesús levantó la mirada y vio a unos ricos que depositaban sus ofrendas en el arca del tesoro del Templo. Vio también a una viuda muy pobre que echaba dos moneditas. Entonces dijo: «En verdad les digo que esa viuda sin recursos ha echado más que todos ellos, porque estos otros han dado de lo que les sobra, mientras que ella, no teniendo recursos, ha echado todo lo que tenía para vivir».

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • En este Evangelio, Jesús pone a la pobre viuda como un ejemplo de alguien que confía plenamente en la providencia de Dios. Ella le dio todo a Él.
  • ¿Con quién te identificas en esta historia? ¿Con aquellos que casualmente dan el dinero, que no echaran de menos en lo más mínimo? O con aquellos que dan de lo poco que tienen. Esto puede incluir no solo dinero, pero también dar nuestro tiempo, energía, habilidades a otros aún cuando estemos cansados o muy ocupados. Hay una diferencia entre ‘dar limosna’ y darnos nosotros mismos, compartir nuestros bienes y buena fortuna con aquellos que tienen menos, mucho menos que nosotros. ¿Qué se te está pidiendo que entregues de ti misma/o hoy día?

Conversación

Recordando que estoy en la Presencia de Dios,
imagino al mismo Jesús, de pié o sentado a mi lado,
y le digo lo que esté en mi mente, y en mi corazón,
hablando como de un amigo a otro.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses