Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2021-01-12

La Presencia de Dios

Dios está conmigo ... pero es más:
Dios está dentro de mí, regalándome mi existencia.
Deseo quedarme unos momentos
en su Presencia, que me da la Vida,
en mi cuerpo, en mi mente,
en mi corazón, y en la totalidad de mi ser.

La Libertad

“Soy libre”
Cuando leo estas palabras escritas
Me producen un sentimiento de asombro.
Sí, una maravillosa sensación de libertad.
Gracias, Señor.

 

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Marcos 1:21-28

Llegaron a Cafarnaún y el sábado siguiente entró en la sinagoga a enseñar. La gente se asombraba de su enseñanza porque lo hacía con autoridad, no como los letrados. Precisamente en aquella sinagoga había un hombre poseído por un espíritu inmundo, que gritó: ¿”Qué tienes contra nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: ¡el Consagrado de Dios”!  Jesús le increpó: ¡”Calla y sal de él”! El espíritu inmundo sacudió al hombre, dio un fuerte grito y salió de él. Todos se llenaron de estupor y se preguntaban: ¿”Qué significa esto? ¡Una enseñanza nueva, con autoridad. Hasta a los espíritus inmundos les da órdenes y le obedecen”!.  Su fama se divulgó rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Estoy sentado/a en la sinagoga en Cafarnaún, un Sábado. Veo entrar a Jesús con los cuatro pescadores locales, que recién habían dejado todo para seguirlo. Jesús leyó de las escrituras judías. Su enseñanza, con tanta autoridad y persuasión, dejó una profunda impresión en todos nosotros/as. Llegó un grito penetrante de un hombre poseído por un espíritu malo. Jesús, calmadamente, silencia y expulsa al espíritu impuro. Nos maravillamos con su autoridad tan serena sobre las fuerzas del mal.
  • Jesús nos enseña (Mateo 6: 9,10,13) a orar a su Padre: “Padre nuestro, que estás en los cielos. Que venga tu reino. No nos dejes caer en la tentación, y rescátanos del mal”.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses