Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2021-01-20

La Presencia de Dios

"Mantente quieta(o) y sabrás que Yo soy Dios". Señor, Tus Palabras me guían a la tranquilidad y la grandeza de Tu Presencia.

La Libertad

"En estos dias, Dios me enseñó como un maestro de escuela a su pupilo" (San Ignacio).
Me recuerdo que hay mucho que Dios desea aun enseñarme, y pido la gracia de escucharlo y de aprender.

La Conciencia

Me recuerdo que estoy en la Presencia del Señor. Me refugiaré en Su Corazón. Él es mi fortaleza en momentos de debilidad. Él me consuela en momentos de dolor.

 

La Palabra de Dios

Marcos 3:1-6

En aquel tiempo entró Jesús otra vez en la sinagoga y había allí un hombre con parálisis en un brazo. Estaban al acecho, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Jesús le dijo al que tenía la parálisis: "Levántate y ponte ahí en medio". Y a ellos les preguntó: "¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?" Se quedaron callados. Echando en torno una mirada de enojo, y dolido de su obstinación, le dijo al hombre: "Extiende el brazo". Lo extendió y quedó restablecido. En cuanto salieron de la sinagoga, los fariseos se pusieron a planear con los herodianos el modo de acabar con él.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Camino con Jesús a la sinagoga para alabar a Dios y también escuchar la prédica de Jesús. Nuevamente veo que su compasión por la necesidad humana lo pondrá en problemas. Veo las caras de aquellos para los cuales la seguridad de la ley es más importante que el cuidado de los necesitados. La ley les da poder y seguridad y sus corazones se han endurecido a lo que es humano. Observo a Jesús: no evita la confrontación. En cambio, Él se apena y también se enoja. El hombre con la mano atrofiada está tiritando de susto por lo que vaya a suceder en seguida. Observo absorto mientras su mano se recupera.
  • Mientras la congregación se desarma, oigo de lejos a los hombres complotando para destruir a Jesús porque no lo pueden controlar. Me apuro para advertirle que su vida está en peligro. Me descubro a mí mismo estremecido porque soy un discípulo, y puedo recibir el mismo trato que se está planeando para Jesús. Él y yo hablamos largo hasta entrada la noche.

Conversación

Jesús, siempre acogiste a los pequeños niños en tu camino por el mundo.
Enséñame a tener la confianza de un niño en Tí,
y vivir en la seguridad de que nunca me abandonarás.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses