Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2021-05-02

La Presencia de Dios

En el silencio de mi ser profundo, en los fragmentos de mi deseada complementación,
¿puedo escuchar los susurros de su Presencia?
¿Puedo recordar cuando sentí la cercanía de Dios?
Cuando caminamos juntos y me dejé abrazar por su Amor.

La Libertad

Tu muerte en la Cruz me ha hecho libre.
Puedo vivir alegre y libremente
sin temor a la muerte.
Tu misericordia no tiene límites.

La Conciencia

En este momento, Señor, vuelvo mis pensamientos hacia Tí. Dejaré de lado mis labores y preocupaciones. Descansaré y refrescaré mi corazón en tu Presencia, Señor.

La Palabra de Dios

Juan 15, 1-8

"Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. Toda rama que no da fruto en mí, la corta. Y todo sarmiento que da fruto, lo limpia para que dé más fruto. Ustedes ya están limpios gracias a la palabra que les he anunciado, pero permanezcan en mí como yo en ustedes. Un sarmiento no puede producir fruto por sí mismo si no permanece unido a la vid; tampoco ustedes pueden producir fruto si no permanecen en mí. Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, pero sin mí, no pueden hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran y se seca; como a los sarmientos, que los amontonan, se echan al fuego y se queman. Mientras ustedes permanezcan en mí y mis palabras permanezcan en ustedes, pidan lo que quieran y lo conseguirán. Mi Padre es glorificado cuando ustedes producen abundantes frutos: entonces pasan a ser discípulos míos."

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • En este texto lírico, Jesús nos introduce al gran misterio de Dios compartiendo su vida con nosotros/as: Yo soy la vid y ustedes son las ramas…Mi Padre es el viñatero. La vida que pasa a través de la Santísima Trinidad es la misma vida que corre a través de mis venas. La parra es un árbol especial, en el cual la distinción entre el tronco y las ramas es más difícil de descubrir que en otros árboles. Dios comparte su propia vida conmigo. Paso un tiempo maravillado/a y agradecido/a, pidiendo ser digno/a de esa gracia.
  • Permanece en mí como yo habito en ti…aquellos que permanecen en mí y yo en ellos/a,s dan mucho fruto, porque lejos de mí no pueden hacer nada. Ese es el consejo que Jesús nos da en la víspera de su pasión, su mensaje final dentro de la intimidad del círculo de sus amigos más queridos. Dejo que esa invitación resuene en mi corazón, pidiendo la gracia de crecer en mi intimidad con Jesús, mi Salvador, de manera que mi vida dé mucho fruto.

Conversación

Que sentimientos surgen en mí­ al orar y reflexionar sobre la Palabra de Dios?
Me imagino a Jesús mismo sentado o de pie, cerca mío, y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses