Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2021-05-04

La Presencia de Dios

Por unos momentos, pienso en la velada Presencia de Dios en todo:
en los elementos, dándoles existencia;
en las plantas, dándoles vida; en los animales, dándoles sentidos; y finalmente, en mí, dándome todo eso y más,
transformándome en un templo, un hogar para el Espíritu Santo.

La Libertad

Muchos países sufren hoy las agonías de conflictos y guerras. Inclino mi cabeza y agradezco mi libertad. Ruego a Dios por todos los prisioneros y cautivos.

La Conciencia

El saber que Dios me ama sin condiciones,
me permite ser honesto/a conmigo mismo/a.
Cómo ha sido mi último día? Cómo me siento ahora?
Comparto mis sentimientos abiertamente con el Señor.

La Palabra de Dios

Juan 14:27-31

Jesús dijo: "La paz os dejo, os doy mi paz, y no como la da el mundo. No os turbéis ni os acobardéis. Oísteis que os dije que me voy y volveré a visitaros. Si me amárais, os alegraríais de que vaya al Padre, pues el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, creáis. Ya no hablaré mucho con vosotros, porque está llegando el príncipe del mundo. No tiene poder sobre mí, pero el mundo tiene que saber que yo amo al Padre y hago lo que el Padre me encargó. ¡Arriba! Vámonos de aquí".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • No dejes que tu corazón esté acongojado, y no dejes que tengas miedo. Podemos sentir el afecto y el profundo cuidado que Jesús tiene por sus amigos al aproximarse a la gran crisis de su arresto, pasión y crucifixión. El mismo está ansioso y estresado, pero hace lo mejor que puede para animar a sus amigos a ser fuertes en tiempos de tribulación. Escucho las palabras tranquilas y cariñosas que me dirige, mientras yo comparto con Él mis problemas y miedos.
  • Jesús promete paz, una paz que el mundo no puede dar. Todos anhelamos la paz interior, paz para nuestras familias y en nuestras comunidades. Estamos impactados por las guerras que parecen no terminar nunca, donde nadie parece interesado en buscar la paz. Le pido a Jesús por la paz que me ofrece y le pido la gracia de ser como él, llevando la paz dondequiera que esté.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses