Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2021-10-15

La Presencia de Dios

Amado Jesús, acudo hoy frente a Tí,
deseando Tu Presencia.
Deseo amarte como Tú me amas.
Que nada me separe nunca de Tí.

La Libertad

Necesito dejar fuera el ruido,
necesito alzarme sobre el ruido:
el ruido que interrumpe, que separa, que aísla.
Necesito escuchar nuevamente a Dios...

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Lucas 12:1-7

En aquel tiempo, se habían reunido miles y miles de personas, hasta el punto que se aplastaban unos a otros. Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos: "Cuidado con la levadura de los fariseos, o sea, con su hipocresía. Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse. Por eso, lo que digáis de noche se repetirá a pleno día, y lo que digáis al oído en el sótano se pregonará desde la azotea. A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden hacer más. Os voy a decir a quién tenéis que temer: temed al que tiene poder para matar y después echar al infierno. A éste tenéis que temer, os lo digo yo. ¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Pues ni de uno solo se olvida Dios. Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados. Por lo tanto, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones."

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • La popularidad de Jesús había crecido hasta reunir grandes multitudes. Él aprovechaba la ocasión para hablar primero a sus discípulos. Ellos debían ser levadura para el cambio, no semejantes a la frivolidad de los fariseos al anunciar una nueva era. Señor, danos la apertura para oír tu mensaje otra vez, de manera que seamos una luz para los que caminan en la oscuridad.
  • La verdadera dignidad no se gana como si fuese dada por Dios. Es sobre el reconocimiento de lo que en verdad somos como hijos de Dios, que nos cuida y nos abastece. Somos llamados a confiar en Dios en el medio de lo que presente la vida. Señor, ayúdanos a apreciar más plenamente lo que somos, hechos a tu imagen y semejanza, para que podamos ofrecer a compartir los regalos que nos has dado por el servicio en Tu Nombre.

Conversación

Que sucede en mí, mientras rezo?
Siento consuelo, preocupación, indiferencia?
Imagino a Jesús mismo sentado o de pie, a mi lado,
y comparto estos sentimientos con Él.

Conclusión

Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.

Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses