Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2022-08-04

La Presencia de Dios

Dejo de apresurarme por unos momentos
Y trato de percibir a Dios, que está presente.
Para mí. Aquí y ahora.
Está Presente en lo que yo hago,
en las personas con que me encuentro,
en las situaciones de mi vida diaria.
¿Qué puedo hacer para ver esta realidad?

 

La Libertad

Todo posee el potencial para entregarme una vida y un amor más pleno.
Pero mis deseos son a menudo atrapados y amarrados por ilusiones de plenitud.
Ruego que Dios, a través de mi libertad, pueda orquestar mis deseos en una melodía vibrante, rica en armonía, y llena de amor.

La Conciencia

En la seguridad que Dios me ama incondicionalmente,
recuerdo honestamente lo hecho en el día anterior, lo sucedido y mis sentimientos.
Tengo algo que agradecer? Doy las gracias...
Hay algo que lamento? Pido perdón...

La Palabra de Dios

Mateo 16:13-23

Cuando llegó Jesús a la región de Cesaréa de Felipe, preguntó a los discípulos: ¿"Quién dice la gente que es este Hombre"? Ellos contestaron: "Unos que Juan el Bautista; otros que Elías; otros que Jeremías o algún otro profeta". Él les dijo: "Y vosotros, ¿quién decís que soy"? Simón Pedro respondió: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". Jesús le dijo: "¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo ha revelado nadie de carne y sangre, sino mi Padre del cielo! Pues yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta Piedra construiré mi Iglesia, y el imperio de la muerte no la vencerá. A ti te daré las llaves del reino de Dios: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo; lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo". Entonces les ordenó que no dijeran a nadie que él era el Mesías. A partir de entonces Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén, padecer mucho a causa de los senadores, sumos sacerdotes y letrados, sufrir la muerte y al tercer día resucitar. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: ¡"Dios te libre, Señor! No te sucederá tal cosa". Él se volvió y dijo a Pedro: ¡"Aléjate, Satanás! Quieres hacerme caer. Piensas como los hombres, no como Dios".

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Este es un texto tan rico, tal vez demasiado familiar, que necesito leerlo en oración más de una vez, y quedarme con la palabra o palabras que me tocan hoy día. Todo, tanto en el texto como en toda mi vida, da vueltas alrededor de la respuesta a la pregunta: ¿ “Quién dices que soy yo?”. Le pido al Padre que me inspire para la respuesta correcta, como lo hizo con Pedro.
  • Nuevamente, Jesús sorprende a sus discípulos, y a nosotros. El momento que se proclama como Mesías, él insiste que no es el Mesías que la gente estaba esperando, sino el que traería la salvación a través del sufrimiento: una gran contradicción para Pedro, como también para nosotros. Pido ser un verdadero seguidor/a de Jesús, capaz de caminar con él en el camino a la Cruz, y la Resurrección.

Conversación

Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses