Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2022-08-05

La Presencia de Dios

En el silencio de mi ser profundo, en los fragmentos de mi deseada complementación,
¿puedo escuchar los susurros de su Presencia?
¿Puedo recordar cuando sentí la cercanía de Dios?
Cuando caminamos juntos y me dejé abrazar por su Amor.

La Libertad

Todo posee el potencial para entregarme una vida y un amor más pleno.
Pero mis deseos son a menudo atrapados y amarrados por ilusiones de plenitud.
Ruego que Dios, a través de mi libertad, pueda orquestar mis deseos en una melodía vibrante, rica en armonía, y llena de amor.

La Conciencia

Señor, ayúdame a ser plenamente consciente de tu Santa Presencia. Me envuelves en tu Amor. Que mi corazón pueda convertirse en uno con el Tuyo.

La Palabra de Dios

Mateo 16:24-28

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta. Os aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán sin antes haber visto llegar al Hijo del Hombre con majestad."

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Estamos invitados/as a seguir sus huellas. Como Él, estamos listos para tomar nuestra cruz, cualquiera que esta sea, y llevarla detrás de la suya. Adviertan que Jesús les pide a sus discípulos que tomen sus propias cruces, no la suya. La cruz es diferente para cada persona, y toma la forma de una cosa muy difícil: de algo que no se ha elegido, pero que es claro de comprender.
  • Sólo si unimos nuestro sufrimiento en la vida, al sufrimiento de Jesús, podremos llevar nuestras cruces. ¿Hay algo en mi vida, hoy o todos los días, con lo cual estoy luchando bajo su peso? Pide la gracia que necesitas de Dios en este tiempo de oración.

Conversación

Recordando que estoy en la Presencia de Dios,
imagino al mismo Jesús, de pié o sentado a mi lado,
y le digo lo que esté en mi mente, y en mi corazón,
hablando como de un amigo a otro.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses