Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2022-08-08

La Presencia de Dios

Mientras estoy frente a mi computador, Dios está presente, con su soplo de vida para mí y para todo lo que me rodea.
Por unos momentos, quedo en silencio, consciente de su Presencia y su Amor.

La Libertad

Señor, concédeme la Gracia
de poseer la libertad de espíritu.
Limpia mi corazón y mi alma
para que pueda vivir alegremente en Tu Amor.

La Conciencia

Qué maravilloso es ser capaz
de llegar a Tu Presencia, Señor.
No importa la hora.
No importa dónde estoy.
Sólo necesito pronunciar Tu Nombre

 

La Palabra de Dios

Mateo 17:22-27

Un día, estando Jesús en Galilea con los apóstoles, les dijo: «El Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres y le matarán, pero resucitará al tercer día.» Ellos se pusieron muy tristes. Al volver a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobran el impuesto para el Templo. Le preguntaron: «El maestro de ustedes, ¿no paga el impuesto?» Pedro respondió: «Claro que sí». Y se fue a casa. Cuando entraba, se anticipó Jesús y le dijo: «Dame tu parecer, Simón. ¿Quiénes son los que pagan impuestos o tributos a los reyes de la tierra: sus hijos o los que no son de la familia?» Pedro contestó: «Los que no son de la familia.» Y Jesús le dijo: «Entonces los hijos no pagan. Sin embargo, para no escandalizar a esta gente, vete a la playa y echa el anzuelo. Al primer pez que pesques ábrele la boca, y hallarás en ella una moneda de plata. Tómala y paga por mí y por ti.»

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Jesús tiene muy claro el destino que le espera: muerte, seguida de la resurrección. Como los discípulos, me apena que ese sea el camino, para Él y para mí. Espontáneamente, prefiero que no pase por el sufrimiento y la muerte. Oro para que pueda ver mi propio sufrimiento y el del mundo a la luz de Jesús y su sufrimiento. Estoy caminando en el mismo recorrido que lo hizo Jesús, y ese es el camino que me conducirá a la resurrección cuando mi tristeza se convierta en alegría: no estoy solo/a: Jesús está a mi lado.
  • El episodio del pago del impuesto para el templo no es fácil de entender. Pero muestra que el que será entregado a sus asesinos es, a pesar de todo, poderoso. Le pido protección en mis dificultades.

Conversación

Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses