Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2022-08-11

La Presencia de Dios

Dios está conmigo ... pero es más:
Dios está dentro de mí, regalándome mi existencia.
Deseo quedarme unos momentos
en su Presencia, que me da la Vida,
en mi cuerpo, en mi mente,
en mi corazón, y en la totalidad de mi ser.

La Libertad

Señor, me creaste para vivir en libertad.
Que Tu Espíritu Santo me guíe para seguirte libremente.
Instala en mi corazón el deseo
de conocerte y amarte cada día más.

La Conciencia

En la Presencia de Dios
recuerdo honestamente mis sentimientos del día anterior, mis alegrías, mis penas y mis esperas...
Puedo ver en cuáles estaba presente Dios?

La Palabra de Dios

Mateo 18:21-19:1

Entonces se acercó Pedro y le preguntó: “Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarle? ¿Hasta siete veces”? Le contestó Jesús: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Pues bien, el reino de Dios se parece a un rey que decidió ajustar cuentas con sus criados. Nada más empezar, le presentaron uno que le adeudaba diez mil monedas de oro. Como no tenía con qué pagar, mandó el rey que vendieran a su mujer, sus hijos y todas sus posesiones para pagar la deuda. El criado se posternó ante él suplicándole: ¡”Ten paciencia conmigo, que te lo pagaré todo”! Compadecido de aquel criado, el rey lo dejó ir y le perdonó la deuda. Al salir, aquel criado tropezó con otro criado que le debía cien monedas. Lo agarró del cuello y mientras lo ahogaba le decía: ¡”Págame lo que me debes”! Cayendo a sus pies, el compañero le suplicaba: ¡”Ten paciencia conmigo y te lo pagaré”! Pero el otro se negó y lo hizo meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. Al ver lo sucedido, los otros criados se sintieron muy mal y fueron a contarle al rey todo lo sucedido. Entonces el rey lo llamó y le dijo: ¡”Criado perverso, toda aquella deuda te la perdoné porque me lo suplicaste! ¿No debías tú que tener compasión de tu compañero como yo la tuve de ti”? E indignado, el rey lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Así os tratará mi Padre del cielo si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano”.

Cuando Jesús terminó este discurso, se trasladó de Galilea a Judea, al otro lado del Jordán.

 

 

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • El perdón es siempre un proceso complicado que necesita tiempo y pensamiento. Sin embargo, es una obligación que Jesús considera esencial para sus seguidores, y nunca pierde la oportunidad de destacar su importancia. Aquí está diciendo a Pedro, y a nosotros/as, que no hay límite sobre cuántas veces debemos perdonar. Oro para tener un corazón perdonador y por quienes tengo dificultad para perdonar y por quienes tienen dificultad para perdonarme a mí. Oro con gratitud por mi propia experiencia de perdón, ya sea dado o recibido.
  • La parábola nos recuerda que solo podemos recibir perdón si somos capaces de darlo a los demás. El corazón que razona solo en términos de bueno y malo, que está sordo a los llamados de misericordia, es un corazón que no entiende el perdón cuando se lo orecen. Por eso nos parece tan difícil perdonarnos a nosotros mismos. Señor Jesús, haz que mi corazón sea como el tuyo.

Conversación

Recordando que estoy en la Presencia de Dios,
imagino al mismo Jesús, de pié o sentado a mi lado,
y le digo lo que esté en mi mente, y en mi corazón,
hablando como de un amigo a otro.

Conclusión

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en un principio,

es ahora y siempre será,

por los siglos de los siglos

Amén

 

 

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses