Programas del usuario

  • Fondo
  • Fade speed
  • Música
  • Tamaño del texto
Escoge un tema de fondo.
Escoge la velocidad con que se reemplazan las etapas de la oración diaria.
Escoge la música a escuchar durante tu oración diaria.
Escoge el tamaño del texto de la oración diaria.

Oración diaria - 2023-01-27

La Presencia de Dios

Mientras estoy frente a mi computador, Dios está presente, con su soplo de vida para mí y para todo lo que me rodea.
Por unos momentos, quedo en silencio, consciente de su Presencia y su Amor.

La Libertad

“Soy libre.”
Cuando observo estas palabras escritas,
parecen crear en mí una sensación de asombro.
Sí, una maravillosa sensación de libertad.
Gracias, Señor.

La Conciencia

Existo en una red de relaciones con mi entorno, con la naturaleza, con mis hermanos, con Dios...
Algunos tejidos de la red están rotos, otros torcidos...
Pido la gracia de la aceptación ... y del perdón ...

La Palabra de Dios

Marcos 4:26-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega."
Dijo también: "¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas." Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

Active
Default
  • Señor, tus imágenes del reino están vivas y orgánicas. Tiene su propio patrón de crecimiento, una pequeña planta que crece hasta convertirse en un enorme árbol con espacio para todas las criaturas. Que nunca me imagine que soy el arquitecto o constructor de tu reino. Me basta ser paciente, semilla que crece lentamente, animada por tu espíritu.
  • Las cosas simples que decimos o hacemos pueden tener una gran influencia. Una persona puede afectar a muchas, incluso sin saberlo. El reino de Dios crece por su propio ímpetu en el mundo, y nadie puede detenerlo, como la buena semilla que crece bajo la tierra. Dios es el Dios de aquí, de allí, de allá y de todas partes. Las semillas pueden brotar en cualquier parte del campo, y el reino puede llegar a la vida de las personas y las comunidades de formas sorprendentes. La semilla de mostaza se convierte en un árbol para todos. El reino de Dios es para cada hombre y mujer, cada niño y niña, cada persona. ¿Alguna vez has traído algo del reino de Dios –de amor y paz, oración y fe, justicia y esperanza– cuando no lo reconociste? Deja que eso llene tu mente y tu corazón de gratitud mientras oras.

Conversación

Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?
Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?
Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.

Conclusión

Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

El Lugar de Oración administrado por los Jesuítas Irlandeses